Experiencia Bungee Jumping

Para ser sincera sólo una vez había visto por televisión en qué consiste el “Bungee Jumping” o “Puentismo”, además de que un amigo me lo había recomendado en varias ocasiones, pero realmente nunca pensé que sería capaz de hacerlo hasta ese día.

Mientras esperaba que el director del voluntariado me atendiera en su oficina para ultimar los detalles del proyecto, comencé a hojear las publicidades que había en la recepción. Ahí lo vi, respiré profundo y tomé el folleto para llamar al número indicado.

Entre mis pensamientos dudaba que me pudiera atrever, pregunté varias veces cómo funcionaba, inconscientemente buscando una excusa que me hiciera cambiar de parecer, pero fue tan sencillo y organizado que lo contraté en ese instante.

Así fue que me pasaron a buscar a la hora marcada y luego de 30 minutos de viaje hacia las afueras de San José, llegamos a un lugar llamado Naranjo. Desde una pequeña distancia se observaba un espectacular cañón selvático atravesado por un viejo puente de maderas y hierros. Justo en el medio, la cabina de Tropical Bungee.

Allí esperaban los guías Willie & Jairo, súper experimentados y simpáticos se tomaron unos minutos para explicar el equipo de seguridad y back up que poseen al ser la primera compañía en Latinoamérica certificada por la North American Bungee Asociation (NABA).

1

Había llegado el momento de la verdad, estaba completamente nerviosa, mojada por la lluvia y con ganas de que todo terminara rápido. ¿Qué estaba pensando al querer hacer algo así? Me dije a mi misma. No importa, ya estoy a unos pocos pasos de la cornisa, con el equipo preparado, la cámara encendida y el guía Willie comenzando la cuenta regresiva. Mis deditos de los pies se acercaron al borde y al grito de Pura Vida me dejé llevar, caer, volar…

Los miles de pensamientos que invadieron mi mente en esos poquísimos segundos se resumen en:

¡Aaahhh!

¡Guauuuuuu!

¡¡Estoy en el aire!!

¡¡¡Qué sensación increíble!!!

¡¡¡¡Tengo que animarme a abrir los ojos y debo mantener estirados mis brazos!!!!

A los segundos casi sin darme cuenta, bajó la soga que me levantaría, la enganché como pude a mis soportes y al instante me iba acomodando lentamente hasta quedar sentada mientras me subían despacio, contemplando el río, la selva, la lluvia, la pura vida.

2

Al cabo de unos instantes llegaba nuevamente al puente sana y salva, empapada, con el cuerpo aún temblando, la sonrisa en el rostro y la certeza de que queda un desafío menos en mi lista.

¡Que lo disfruten y se atrevan a probarlo alguna vez!

Enlace al video del salto:

http://www.youtube.com/watch?v=9D4nAnGPG7c&feature=youtu.be

Escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s