Desembólsate!

Caminando por las calles de la ciudad, yendo al supermercado o a cualquier otro local comercial, advierto la cantidad de bolsas de plástico que se consumen para acarrear desde mínimas cosas hasta compras exageradas. Las hay de todos los tamaños, logos y colores. Por momentos me da la sensación que cuantas más de ellas te regalan, más satisfecho te vas con tu compra.

La cuestión radica en pensar qué nos lleva a utilizar este tipo de objetos construidos con materiales derivados del petróleo, como el polietileno, no degradables y que permanecen como intrusos marchitando el paisaje durante décadas…

La costumbre en el uso de las mismas es un factor determinante y el desconocimiento en cuanto al daño que producen podría ser alegado también.

Según un estudio realizado por la Comisión Nacional de Medio Ambiente (Conama), en Chile se consumen 3.000 millones de bolsas por año, lo que equivale a unas 200 bolsas por persona.

El dato de mayor impacto real es que las bolsas plásticas, dependiendo del compuesto utilizado en su fabricación, pueden tardar en degradarse hasta 1.000 años, de los cuales pasarán la mayor parte del tiempo vagando sin destino, contaminando el ambiente, destruyendo el paisaje natural, intoxicando y asfixiando animales,  provocando inundaciones al acumularse en los canales de desagües, entre las principales consecuencias negativas.

La buena noticia es que hoy en día y cada vez con más frecuencia, se conocen nuevas formas para reemplazar las bolsas plásticas por opciones que estén en concordancia con la ecología y en definitiva con el respeto por la vida de los seres humanos.

Algunas de ellas son:

  • Bolsas de tela reutilizables.
  • Carritos de compras (como los que usaban nuestras abuelas).
  • Bolsas de papel.
  • Cajas de cartón.
  • Bolsas con certificación biodegradable.
  • Simplemente nuestras manos…

Si tan sólo pudiéramos tomar conciencia y empezar a consumir responsablemente, nos daríamos cuenta de que con un simple cambio de hábito podemos ayudar a disminuir la contaminación ambiental del Planeta entero, nuestro hogar y el de las generaciones que nos precederán.

Al fin y al cabo, el cambio global empieza por uno mismo…

IMG_2802-001

IMG_2807-001

Escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s