Poemas nacidos en el Sur

Poemas nacidos en el Sur: Patagonia, No te toco, Calafate, Caminos, La manga, Mujer amada.

Patagonia

Desde mi querida Patagonia escribo, allí donde el eolo es amo y el silencio esclavo.

Donde se olvidan las palabras y quedan los recuerdos.

Allí donde la estepa, perpetua amarillenta se funde con el cielo.

El viento incansable sólo deja a su paso constantes nubes que tapan con esmero a los humanos, de nuestro señor de los cielos.

No por error, no por cobarde Él se esconde, es que a veces no entiende que habrá hecho tan mal para ver a su tierra sufrir en manos ajenas, las del no nativo. 

Tal vez porque te situó en el fin, tal vez porque te deshaució y en las garras del olvido muy sola, Patagonia mía, te abandonó. 


No te toco

Ya no siento tus manos acariciando mi cuerpo,

No te toco,

Ni en sueños, ni en desvelos, sólo el viento lejano susurra tu nombre.

No te toco,

El amor es constante, el deseo es intenso. 

Aunque sigues siendo mío ya no te toco.


Calafate

Es enero.

Oscurece tarde.

Algunos calafates están verdes, otros azules.

No maduran al mismo tiempo.

Tal cual como tú y yo.


Caminos

Uniendo nuestros destinos,

Aunque no posea nada, aún me queda el camino.

Si la esperanza está rota sé que paso a paso llegaré a mi infinito.

Sólo con seguirlo estoy vivo.

No pide nada a cambio más que recorrer sus sentidos.

El viento, la lluvia y el frío siempre están conmigo.

Pasantes que dejan sus huellas como si fuera un castigo.

El tiempo no lo toca, no lo hiere, sólo lo envejece.

Tal vez es lo que me imagino, que uno anda por la vida siguiendo un camino, marcado o no, quién puede decirlo?

Sólo pido que algún recorrido me encuentre siendo yo mismo.


La Manga

En la manga de transición se quedan los sueños por cumplir,

los anhelos más profundos,

los deseos por tanto tiempo esperados.

Por la manga caminamos sin saber lo que vendrá.

El momento está aquí y es nuestro,

ha llegado la hora de cruzar el límite entre lo conocido y el futuro inmediato.

Detrás sólo queda la espera y delante el avión que nos llevará.


Mujer Amada

Nunca seré una mujer amada, 

nadie me querrá hasta enloquecer,

ni se desvelará por las noches soñando tocar mi cuerpo, 

besar mis labios o hacerme suya.

Sé que ni siquiera uno llegará a pensar la locura de abandonar la vida por mi.

Comprendo que no tengo ese poder,

que no he nacido para provocar en nadia aquella sensación,

aquel sentimiento de imposible pasión.

Tal vez, en el fondo sea mejor así

y me resigne a aceptar el cariño que como migajas

es ofrecido al mejor postor.


Yo Soy Esta

Yo soy esta

No soy nada y soy todo

Depende el día y la hora

Si me cruzo contigo o te esquivo

Si mis palabras son respetadas u odiadas

Yo soy esta

La contradicción permanente

La lucha interna entre el querer y el deber

Todo está bien en mi mundo

y de repente todo mal

Vivo en el disconformismo crónico

Yo soy esta

Fuerte como un rayo 

Sensible como una flor

No me contagies de olvido

No me tientes con amor

Yo sólo quiero tener sentido


 

Escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s