Jabón Artesanal en 6 Pasos

Cada vez somos más las personas preocupadas por lo que consumimos y que tratamos de averiguar mayor información sobre los compuestos de los cuales están hechos los productos que habitualmente compramos. Nuestro interés en conocer los procesos productivos se acrecienta a tal punto de investigar y asesorarnos antes del mismo acto de la compra, como nunca antes se había acostumbrado en nuestra historia como consumidores.

Debido a ello en este nuevo post te invitamos a aprender a hacer tus propios jabones artesanales de los gustos y fragancias que más te gusten de forma fácil y a un precio razonable.

Orgánicos, exfoliantes, aromáticos, artesanales y caseros, para autocuidado, regalar o formar un micro-emprendimiento propio, con estos pasos que te mencionamos a continuación serás capaz de crear tus propios jabones en tan sólo 6 pasos:

Materiales:

-Base de Jabón: Lo ideal es que sea de origen vegetal y orgánica. Vienen en paquetes de 1 kg. de diferentes aromas: Blanco, Glicerina, Coco, Leche de Cabra, Aloe Vera, Caléndula, Propóleo, etc.

-Colorante: La cantidad que debes utilizar, será dependiendo del color que quieres lograr.

-Esencias: Necesitas de 1 a 3 cucharadas por cada medio kilo de jabón.

-Frutas, flores, hierbas, semillas: Anímate a crear combinaciones únicas con tus ingredientes favoritos.

-Un recipiente para derretir y mezclar los ingredientes. 

-Un cuchillo bien afilado.

-Una cacerola para el baño maría.

-Un molde, mejor si es de silicona.

-Una cuchara de madera.

-Un termómetro.

 

Agradecemos especialmente por su tiempo y paciencia a la Nutricionista, Emprendedora y Mamá, Paz Belén Zúñiga Rojas, vecina de Puerto Natales, quién nos proporcionó la receta y compartió sus consejitos para hacer estos ricos jabones artesanales.

Galería

Sabías que…?

En este post, compartimos una serie de imágenes con breves frases para tomar consciencia sobre las consecuencias de nuestras acciones.

¿Qué opinas?

 

De Vuelta! Ideas creativas para RE-Utilizar…

Queridos lectores amigos, conocidos y transeúntes,

Otro año queda atrás y con él mi anhelo de que hayan podido cumplir sus sueños, o por lo menos las metas que se habían propuesto lograr en ese lapsus de tiempo que ha pasado, según mi observación personal y como se dice comúnmente: volando.

Parece que es y  siempre será así. El tiempo, en su afán de acompañarnos, sólo logra apurarnos, adelantarnos, robarnos hasta el último instante, deseando que sobre un poquito más.

Dicen que el tiempo es lo más valioso que tenemos, el verdadero tesoro que nos regala la vida, la única posesión que nos deja ser amo y esclavo a la vez. Que no debemos derrocharlo, sino saber aprovecharlo.

El tiempo es un recurso no renovable, cada instante que se fue jamás volverá y sólo quedará el recuerdo, como testigo de lo que nunca volverá a ser igual.

Por eso, empecemos este nuevo año con todas las ganas, fuerza y energía para ocupar nuestro tiempo de la mejor forma posible!

Aquí algunas creativas ideas para reutilizar materiales de todo tipo y hacer un buen uso del tiempo…reciclando!

¡FELIZ 2014!

Mesa con cajones de verduras

Biblioteca de cajones de frutas

Mesa de palets

Respaldo de palets

Respaldo de palets 2

Botas de goma

Revistero de botellas plásticas

Cava con caños

Maceteros de latas

Costurero de caja de huevos

Maceteros de llantas

Floreros con botellas de vidrio

Tupper para conserva

Paneles con corchos

Bandeja de corchos

Tapitas de gaseosas

Floreros con pinzas para la ropa

Reciclando latas

Colgadores de troncos

 

 

 

 

Taller de Detergentes Eco-Caseros en VILU

Comercio Justo

Este último sábado se llevó a cabo el Taller de Detergentes Eco-Caseros en VILÚ Conciencia + Acción ubicado en la calle Balmaceda 534 de nuestra comuna de Natales. VILÚ funciona como un espacio de encuentro para los interesados en productos de cosmética, diseño, artesanías, alimentación saludable, fabricados por pequeños productores de forma ecológica, artesanal y fomentando el comercio justo.

En propias palabras de su dueña, Marcela Vásquez, la misión de VILÚ es facilitar la adquisición de productos y saberes amigables con el entorno, conformando una red de asociados en constante comunicación, encontrando maneras innovadoras de aprendizajes lúdicos.

En el taller, que tuvo un costo de CLP $3.000 con materiales incluidos, aprendimos diferentes técnicas para crear nuestros propios detergentes para lavar ropa, loza, vidrios y otros secretitos que nos enseñó Marcela.

Aquí compartimos algunas recetas para dar a conocer lo sencillo, rápido, económico y ecológico que es fabricar tus propios detergentes en casa.

Detergente líquido para lavar la ropa (Base):

Materiales: Agua / Jabón Popeye o similar / Bicarbonato de sodio

Este detergente además de utilizarlo para lavar la ropa, será la base para crear otros nuevos detergentes.

Lleva a fuego lento una olla con 1 litro de agua. Coloca 1/3 de 1/4 de jabón picado bien chiquito y agrégalo al agua hasta que hierva. Puedes ayudarte con una cuchara de madera para que quede bien disuelto. Una vez que llegó a ebullición, retíralo del fuego e incorpora una cucharada de bicarbonato de sodio. Deja enfriar y viértelo en una botella plástica. Ya está listo para usar. Para lavar la ropa sólo necesitas agregar a tu lavadora 1 medida de este detergente.

Detergente Lavaloza:

Materiales: Agua / Detergente base / Jugo de limón

Para preparar una botella pequeña (600 ml) de detergente lavaloza, coloca en un bol 2 tazas de agua, 2 cucharadas del detergente base y 2 cucharadas de jugo de limón. Revuelve y llena tu botella plástica. Ten en cuenta que más allá de que el detergente casero no tenga tanta espuma como los detergentes comerciales, la efectividad del lavado de loza será la misma.

Limpiavidrios:

Materiales: Agua / Vinagre de vino blanco / Paños / Papel de diario

Esta receta es muy simple y se debe realizar en el momento, ya que no se puede almacenar. Cuando tengamos vidrios que limpiar debemos mezclar en un recipiente agua bien caliente (lo más caliente antes de quemarnos) y vinagre de vino blanco en cantidades iguales. La idea es utilizar este líquido junto con un paño limpio y para terminar repasar con papel de diario.

Atomizador de olores, hongos y bacterias casero:

Materiales: Cáscara de naranja o limón / Sal fina / Bicarbonato de sodio / Propóleo

En una cáscara de naranja o limón usados agregar 1 cucharadita de sal fina, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 20 gotitas de propoleo. Colocar esta cáscara en refrigeradores, baños, cocinas para atomizar los malos olores, prevenir los hongos y eliminar las bacterias.

Abrillantador de loza:

Materiales: Cáscara de naranja o limón / Sal fina / Vinagre de vino blanco / Jugo de limón

En una cáscara de naranja o limón usados agregar 1 cucharadita de sal fina, 1 chorrito de jugo limón y 1 chorrito de vinagre de vino blanco. Frota con un paño o esponja tus ollas, platos y servicios dejándolos como nuevos!

No olvides colocar en cada botella de detergente una etiqueta con su contenido. Evita los accidentes domésticos!

VILU

Eco Artesanía en Puerto Natales

Cuando comencé con la idea de hacer un blog sobre los lugares que visito, las empresas y organizaciones que llevan a cabo prácticas responsables con el ambiente y en definitiva todo lo que está ocurriendo en materia de sustentabilidad en el turismo regional, me encontraba de viaje laboral en San Martín de los Andes, aún sin una idea exacta de cuál sería mi próximo destino.

Hoy día, un año después, con la certeza de haber encontrado el lugar soñado para vivir y como dice aquel poeta Mario Moreno“En ti no nací y te quiero“, refleja mi pensar y sentir actual en este mágico paraje patagónico llamado Puerto Natales.

Para los que aún no lo conocen, Puerto Natales es la capital de la provincia de Última Esperanza, situada bien al sur, casi que se cae del mapa, en la XII Región de Magallanes y de la Antártica Chilena. Sus características, más de pueblo que de ciudad, encierran las tradiciones típicas de una población de aproximadamente 20.000 habitantes que ha sido testigo de variadas corrientes migratorias y diversas culturas las cuales han influido haciendo que sus pobladores cuenten con hábitos adquiridos de los inmigrantes chilotes, europeos, y de la corta distancia que separa esta tierra de la hermana Argentina.

Entre los natalinos, conocí a Daniela Paz, una artesana autóctona, nacida, criada y que sigue eligiendo día a día a Puerto Natales como su lugar para vivir y trabajar, más allá de las adversidades propias que trae aparejada la vida diaria en esta región, enfrentando la lejanía, el frío, el viento y las pocas horas de luz en el invierno.

Arte Sana:

Daniela Paz Quezada Barría es la creadora de la marca Hijos de la Patagonia una iniciativa local que nace por casualidad, en propias palabras de la artesana, intentando representar a través de piezas únicas hechas con materiales, en su mayoría reutilizados y transformados, la verdadera sencillez y etnia heredada de los pueblos originarios de estas tierras en el pasado.

Luego de su paso por la Universidad de Magallanes, incursionando en la hotelería y el turismo, Daniela comenzó a trabajar en el pueblito artesanal local, donde conoció mucha gente y redescubrió su verdadera pasión y talento innatos.

Tras dos años de arduo trabajo, decidió desvincularse y lanzarse al mercado laboral por sus propios medios. Con mucho esfuerzo y más creatividad que recursos, esta auténtica artesana local ya lleva 12 años de carrera en ascenso y un bagaje de cientos de creaciones, desde llaveros; eco máscaras; eco bolsos, carteles y señaléticas; eco puff, hechos con neumáticos en desuso; hasta las figuras estrella de su colección: los autoctonitos y autoctonotes, confeccionados con maderas nobles como la lenga, el ñirre, el ciprés e inspirados en diseños de las etnias patagónicas ancestrales.

Estilo de Vida:

Llevar adelante una vida sustentable en las prácticas cotidianas, puede resultar difícil para aquellas personas que no están acostumbradas o que no saben por dónde comenzar. Según cuenta Daniela, sus acciones ya se convirtieron en hábitos.

Por ejemplo no suele salir de su casa sin una bolsa reutilizable o mochila, porque siempre habrá algo que traer de paso.

Tener sus propias plantaciones, fomentar el intercambio de semillas entre vecinos, hacer compost con los residuos orgánicos y básicamente buscarle un nuevo uso creativo a las cosas, con el objetivo de que no terminen en la basura, es moneda corriente para esta artesana natalina.

¡Muchas gracias Daniela Paz por quedarte a compartir tu talento en Puerto Natales!

 

Para más información, consultas, sugerencias y compras ingresar en http://autoctonitos.mex.tl

66740_4320679176265_359044369_n

Feria Verde: El Lado B

Semanas atrás se llevó a cabo la Feria Verde “Soluciones Sustentables para el Hogar” organizada por la Agencia Verde y patrocinada por el Ministerio de Medio Ambiente de Chile.

El encuentro que dio cita en la Plaza O’Higgins de Viña del Mar, fue el tercero de una serie itinerante que también se repitió el  3, 4 y 5 de octubre en la sede Bellavista de la Universidad Andrés Bello en Santiago.

Los asistentes, consumidores, familias y curiosos, pudieron acceder con entrada liberada a la variada oferta de productos y servicios artesanales, orgánicos y ecológicos a incorporar en la vida cotidiana, con el objetivo de optimizar recursos y cuidar el ambiente.

Entre los stands expositores hubo productos de todo tipo. Los artículos de belleza personal que se ofrecieron como opciones ecológicas fueron desde shampoo y bálsamo biodegradables, jabones artesanales hasta cremas de exquisitas esencias naturales.

La opción gastronómica que se destacó fue el puesto de panes y queques caseros hechos con harina integral y cereales como la quínoa, a precios súper accesibles.

Los productos apícolas, el vino orgánico y la cerveza artesanal encabezaron la lista de los stands más visitados.

Para los concurrentes que iban a buscar opciones sustentables para el hogar, el producto que sin dudas se llevó los aplausos fue la compostera hogareña de Chile Compost. Este artefacto, cómodo, discreto y fácil de transportar, permite reciclar los desechos orgánicos de la cocina y el jardín convirtiéndolos en abono para las plantas. Sólo hay que buscarle el lugar indicado y animarse a probarlo.

La gente de Venergía también dijo presente en el evento presentando sus paneles solares de larga duración que otorgan una mayor vida útil y satisfacción del cliente.

Como en toda Feria Verde no faltaron los stands de aromaterapia, homeopatía y otras terapias alternativas que cada vez van tomando mayor protagonismo entre los consumidores conscientes.

Durante las tardes se ofrecieron diferentes talleres abiertos al público en general.

1

Lo mejor:

Que haya un espacio donde las personas tengan la oportunidad de dar a conocer sus emprendimientos y que a su vez estos traten de ser sustentables e innovadores en su rubro, contando con el apoyo del gobierno nacional, la financiación privada y el interés de los consumidores, creo que es el principal motivo que me lleva a afirmar que se siga fomentando este tipo de acontecimientos, ya que de a poco y con esfuerzo logrará sensibilizar a la población de que está cambiando la forma de producir y por lo tanto de comprar.

Lo que podría mejorar:

Muchas veces sucede que las empresas etiquetan como “verdes” o “ecológicos” a sus productos y servicios para conseguir la atención de los consumidores responsables y de esa forma ampliar su nicho de mercado. Cuando esta autodenominación no está del todo en lo correcto es lo que comúnmente llamamos greenwashing o publicidad engañosa.

Ahora bien, ¿Cómo darnos cuenta si estamos siendo víctimas de una catalogalización falsa?

Pues lo que debemos hacer es simplemente investigar sobre el producto/servicio que nos ofrecen y las ferias son la mejor opción, ya que muchas veces nuestro interlocutor es el propio dueño o representante directo de la marca.

Así mismo me sucedió con el stand de los artículos hechos con caña de bambú, los cuales se ven muy atractivos a la vista, pero cuando comencé a preguntar de donde provenía el material para fabricar esos productos, descubrí que la madera empleada es de origen canadiense y luego es enviada a China para su manufactura. Como último eslabón de la cadena, los productos terminados son traídos a Chile luciendo su etiqueta ecológica.

Parece que esta empresa no tiene muy claro el concepto de huella de carbono o básicamente la cantidad de recursos naturales que se desperdician fabricando un producto que da la vuelta al mundo antes de llegar al mercado local y no deja de ser otra ganga made in china.

El dato:

La organización goodguide.org ofrece una plataforma virtual para conocer si lo que compramos cumple con los tres aspectos básicos de la sustentabilidad: ecología, salud y sociedad. Si bien muchos de ellos son productos norteamericanos, también son muy fáciles de encontrar en las góndolas latinas. http://www.goodguide.com/

Desembólsate!

Caminando por las calles de la ciudad, yendo al supermercado o a cualquier otro local comercial, advierto la cantidad de bolsas de plástico que se consumen para acarrear desde mínimas cosas hasta compras exageradas. Las hay de todos los tamaños, logos y colores. Por momentos me da la sensación que cuantas más de ellas te regalan, más satisfecho te vas con tu compra.

La cuestión radica en pensar qué nos lleva a utilizar este tipo de objetos construidos con materiales derivados del petróleo, como el polietileno, no degradables y que permanecen como intrusos marchitando el paisaje durante décadas…

La costumbre en el uso de las mismas es un factor determinante y el desconocimiento en cuanto al daño que producen podría ser alegado también.

Según un estudio realizado por la Comisión Nacional de Medio Ambiente (Conama), en Chile se consumen 3.000 millones de bolsas por año, lo que equivale a unas 200 bolsas por persona.

El dato de mayor impacto real es que las bolsas plásticas, dependiendo del compuesto utilizado en su fabricación, pueden tardar en degradarse hasta 1.000 años, de los cuales pasarán la mayor parte del tiempo vagando sin destino, contaminando el ambiente, destruyendo el paisaje natural, intoxicando y asfixiando animales,  provocando inundaciones al acumularse en los canales de desagües, entre las principales consecuencias negativas.

La buena noticia es que hoy en día y cada vez con más frecuencia, se conocen nuevas formas para reemplazar las bolsas plásticas por opciones que estén en concordancia con la ecología y en definitiva con el respeto por la vida de los seres humanos.

Algunas de ellas son:

  • Bolsas de tela reutilizables.
  • Carritos de compras (como los que usaban nuestras abuelas).
  • Bolsas de papel.
  • Cajas de cartón.
  • Bolsas con certificación biodegradable.
  • Simplemente nuestras manos…

Si tan sólo pudiéramos tomar conciencia y empezar a consumir responsablemente, nos daríamos cuenta de que con un simple cambio de hábito podemos ayudar a disminuir la contaminación ambiental del Planeta entero, nuestro hogar y el de las generaciones que nos precederán.

Al fin y al cabo, el cambio global empieza por uno mismo…

IMG_2802-001

IMG_2807-001

¿Tendencia en auge o cambio de paradigma?

El turismo sustentable es sin dudas uno de los tipos de turismo que más ha crecido en los últimos años y se proyecta que el interés global por el mismo seguirá en aumento. Esto se debe al incremento en la concientización de la sociedad en cuanto a temas relacionados con la ecología, el medio ambiente,  la mejora de la calidad de vida, el consumo local, entre otros.

La principal razón que torna a la temática sustentable en el centro de reuniones y conferencias internacionales, se debe en gran medida a que el Planeta Tierra, nuestro hogar y el de nuestra descendencia, está manifestándose por el daño que el ser humano le ha venido causando durante todos estos años. Catástrofes naturales; mayores inundaciones, sequías e incendios; aumento de la temperatura global; deshielos e incremento del nivel del mar; inviernos más fríos y olas de calor sofocantes; se encuentran entre las consecuencias que suceden con mayor frecuencia.

Periódicamente se revela más información acerca del calentamiento global, la desertificación, la escasez de agua y alimentos, las cambiantes condiciones climáticas, los tipos de contaminación, etc.

Debido al panorama global, las personas comenzaron a preguntarse  qué hacer para revertir esta situación, cada uno desde su posición.

¿Cómo cambiar el paradigma de consumo hacia opciones que estén en concordancia con principios sustentables?

La respuesta a este cuestionamiento radica en la actitud que tomemos frente al problema, es decir, en el caso particular de los consumidores, será nuestra responsabilidad modificar el hábito de compra, eligiendo productos y servicios que coincidan con nuestros valores y cumplan con los requisitos de calidad, respeto por el ambiente y la sociedad.

Los turistas están modificando sus hábitos de consumo masivo hacia opciones menos exploradas y que estén en concordancia con principios sustentables y conservacionistas, que fomenten el empleo local y posean un fuerte arraigo hacia la cultura tradicional del lugar.

En el caso de la hotelería, los complejos turísticos deberán dar a conocer las acciones que llevan a cabo en pos de la sustentabilidad y responsabilidad social empresarial, ya que los turistas están cada vez más atentos a conocer las mismas y tener la posibilidad de elegir el destino de viaje con un propósito de colaboración, pertenencia y a sabiendas que haber hecho turismo en ese lugar fue beneficioso para cada una de las partes involucradas en la actividad.

Actualmente, las personas tienen acceso a mayor información; los consumidores han adquirido un poder nunca antes visto y manifiestan sus opiniones, deseos y expectativas con certera exigencia.

El mercado está cambiando y las organizaciones que quieran continuar siendo parte del mismo, deberán tener en cuenta las nuevas exigencias de la demanda y centrar en el usuario el diseño de sus estrategias.

“Las dos cosas que pueden cambiar la realidad de los negocios en la dirección correcta son la regulación del gobierno y las preferencias de los consumidores”. Daniel Goleman