Galería

Sabías que…?

En este post, compartimos una serie de imágenes con breves frases para tomar consciencia sobre las consecuencias de nuestras acciones.

¿Qué opinas?

 

Taller de Detergentes Eco-Caseros en VILU

Comercio Justo

Este último sábado se llevó a cabo el Taller de Detergentes Eco-Caseros en VILÚ Conciencia + Acción ubicado en la calle Balmaceda 534 de nuestra comuna de Natales. VILÚ funciona como un espacio de encuentro para los interesados en productos de cosmética, diseño, artesanías, alimentación saludable, fabricados por pequeños productores de forma ecológica, artesanal y fomentando el comercio justo.

En propias palabras de su dueña, Marcela Vásquez, la misión de VILÚ es facilitar la adquisición de productos y saberes amigables con el entorno, conformando una red de asociados en constante comunicación, encontrando maneras innovadoras de aprendizajes lúdicos.

En el taller, que tuvo un costo de CLP $3.000 con materiales incluidos, aprendimos diferentes técnicas para crear nuestros propios detergentes para lavar ropa, loza, vidrios y otros secretitos que nos enseñó Marcela.

Aquí compartimos algunas recetas para dar a conocer lo sencillo, rápido, económico y ecológico que es fabricar tus propios detergentes en casa.

Detergente líquido para lavar la ropa (Base):

Materiales: Agua / Jabón Popeye o similar / Bicarbonato de sodio

Este detergente además de utilizarlo para lavar la ropa, será la base para crear otros nuevos detergentes.

Lleva a fuego lento una olla con 1 litro de agua. Coloca 1/3 de 1/4 de jabón picado bien chiquito y agrégalo al agua hasta que hierva. Puedes ayudarte con una cuchara de madera para que quede bien disuelto. Una vez que llegó a ebullición, retíralo del fuego e incorpora una cucharada de bicarbonato de sodio. Deja enfriar y viértelo en una botella plástica. Ya está listo para usar. Para lavar la ropa sólo necesitas agregar a tu lavadora 1 medida de este detergente.

Detergente Lavaloza:

Materiales: Agua / Detergente base / Jugo de limón

Para preparar una botella pequeña (600 ml) de detergente lavaloza, coloca en un bol 2 tazas de agua, 2 cucharadas del detergente base y 2 cucharadas de jugo de limón. Revuelve y llena tu botella plástica. Ten en cuenta que más allá de que el detergente casero no tenga tanta espuma como los detergentes comerciales, la efectividad del lavado de loza será la misma.

Limpiavidrios:

Materiales: Agua / Vinagre de vino blanco / Paños / Papel de diario

Esta receta es muy simple y se debe realizar en el momento, ya que no se puede almacenar. Cuando tengamos vidrios que limpiar debemos mezclar en un recipiente agua bien caliente (lo más caliente antes de quemarnos) y vinagre de vino blanco en cantidades iguales. La idea es utilizar este líquido junto con un paño limpio y para terminar repasar con papel de diario.

Atomizador de olores, hongos y bacterias casero:

Materiales: Cáscara de naranja o limón / Sal fina / Bicarbonato de sodio / Propóleo

En una cáscara de naranja o limón usados agregar 1 cucharadita de sal fina, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 20 gotitas de propoleo. Colocar esta cáscara en refrigeradores, baños, cocinas para atomizar los malos olores, prevenir los hongos y eliminar las bacterias.

Abrillantador de loza:

Materiales: Cáscara de naranja o limón / Sal fina / Vinagre de vino blanco / Jugo de limón

En una cáscara de naranja o limón usados agregar 1 cucharadita de sal fina, 1 chorrito de jugo limón y 1 chorrito de vinagre de vino blanco. Frota con un paño o esponja tus ollas, platos y servicios dejándolos como nuevos!

No olvides colocar en cada botella de detergente una etiqueta con su contenido. Evita los accidentes domésticos!

VILU

Feria Verde: El Lado B

Semanas atrás se llevó a cabo la Feria Verde “Soluciones Sustentables para el Hogar” organizada por la Agencia Verde y patrocinada por el Ministerio de Medio Ambiente de Chile.

El encuentro que dio cita en la Plaza O’Higgins de Viña del Mar, fue el tercero de una serie itinerante que también se repitió el  3, 4 y 5 de octubre en la sede Bellavista de la Universidad Andrés Bello en Santiago.

Los asistentes, consumidores, familias y curiosos, pudieron acceder con entrada liberada a la variada oferta de productos y servicios artesanales, orgánicos y ecológicos a incorporar en la vida cotidiana, con el objetivo de optimizar recursos y cuidar el ambiente.

Entre los stands expositores hubo productos de todo tipo. Los artículos de belleza personal que se ofrecieron como opciones ecológicas fueron desde shampoo y bálsamo biodegradables, jabones artesanales hasta cremas de exquisitas esencias naturales.

La opción gastronómica que se destacó fue el puesto de panes y queques caseros hechos con harina integral y cereales como la quínoa, a precios súper accesibles.

Los productos apícolas, el vino orgánico y la cerveza artesanal encabezaron la lista de los stands más visitados.

Para los concurrentes que iban a buscar opciones sustentables para el hogar, el producto que sin dudas se llevó los aplausos fue la compostera hogareña de Chile Compost. Este artefacto, cómodo, discreto y fácil de transportar, permite reciclar los desechos orgánicos de la cocina y el jardín convirtiéndolos en abono para las plantas. Sólo hay que buscarle el lugar indicado y animarse a probarlo.

La gente de Venergía también dijo presente en el evento presentando sus paneles solares de larga duración que otorgan una mayor vida útil y satisfacción del cliente.

Como en toda Feria Verde no faltaron los stands de aromaterapia, homeopatía y otras terapias alternativas que cada vez van tomando mayor protagonismo entre los consumidores conscientes.

Durante las tardes se ofrecieron diferentes talleres abiertos al público en general.

1

Lo mejor:

Que haya un espacio donde las personas tengan la oportunidad de dar a conocer sus emprendimientos y que a su vez estos traten de ser sustentables e innovadores en su rubro, contando con el apoyo del gobierno nacional, la financiación privada y el interés de los consumidores, creo que es el principal motivo que me lleva a afirmar que se siga fomentando este tipo de acontecimientos, ya que de a poco y con esfuerzo logrará sensibilizar a la población de que está cambiando la forma de producir y por lo tanto de comprar.

Lo que podría mejorar:

Muchas veces sucede que las empresas etiquetan como “verdes” o “ecológicos” a sus productos y servicios para conseguir la atención de los consumidores responsables y de esa forma ampliar su nicho de mercado. Cuando esta autodenominación no está del todo en lo correcto es lo que comúnmente llamamos greenwashing o publicidad engañosa.

Ahora bien, ¿Cómo darnos cuenta si estamos siendo víctimas de una catalogalización falsa?

Pues lo que debemos hacer es simplemente investigar sobre el producto/servicio que nos ofrecen y las ferias son la mejor opción, ya que muchas veces nuestro interlocutor es el propio dueño o representante directo de la marca.

Así mismo me sucedió con el stand de los artículos hechos con caña de bambú, los cuales se ven muy atractivos a la vista, pero cuando comencé a preguntar de donde provenía el material para fabricar esos productos, descubrí que la madera empleada es de origen canadiense y luego es enviada a China para su manufactura. Como último eslabón de la cadena, los productos terminados son traídos a Chile luciendo su etiqueta ecológica.

Parece que esta empresa no tiene muy claro el concepto de huella de carbono o básicamente la cantidad de recursos naturales que se desperdician fabricando un producto que da la vuelta al mundo antes de llegar al mercado local y no deja de ser otra ganga made in china.

El dato:

La organización goodguide.org ofrece una plataforma virtual para conocer si lo que compramos cumple con los tres aspectos básicos de la sustentabilidad: ecología, salud y sociedad. Si bien muchos de ellos son productos norteamericanos, también son muy fáciles de encontrar en las góndolas latinas. http://www.goodguide.com/

Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte V

El lunes 15 de julio por la mañana, tuvimos el primer taller del Proyecto de Educación Ambiental para la comunidad educativa de Montezuma con los alumnos de 1° ciclo de la Escuela Moctezuma.

Fue una clase sobre la protección de la vida marina y especies animales de la comunidad y sus alrededores. Compartimos con los niños un poco de información, hicimos actividades, juegos y llevamos los carteles que habíamos preparado para ellos.

El Animalfabeto

Diversidad de Especies de mi Comunidad

El martes tuvimos el taller con los alumnos de 2° ciclo, estuvo bien interesante conocer sus pensamientos sobre el cuidado del ambiente. Realmente los niños conocen todas las respuestas y si no las saben tienen la capacidad creativa de dar una ingeniosa contestación sobre la marcha. Ojalá los adultos conserváramos ese don por unos años más.

La voluntaria Karen en la Escuela Moctezuma

Doña Victoria y yo

Por la tarde tuvimos la disertación sobre el Programa Bandera Azul Ecológica para los hoteles de la comunidad. A la presentación asistieron algunos empresarios locales, principalmente dueños de hoteles y restaurantes de Montezuma.

La exposición se trató además sobre las prácticas que pueden llevar a cabo en la operativa diaria para la conservación del ambiente y la optimización de los recursos naturales de su comunidad.

El miércoles por la mañana también tuvimos clases en la escuela y por la tarde participé de la junta quincenal de la organización comunitaria ASOMONTE. Además, junto con María repartimos los folletos informativos para invitar a los turistas y empleados de hoteles a que vengan a patrullar con los voluntarios de ASVO.

Repartiendo folletos de ASVO en los hoteles

Mi último día en el proyecto había llegado, más allá de estar contenta por la linda experiencia que pude vivenciar y por volver pronto a casa, también sería el día en que haríamos la presentación en el hotel Los Mangos.

Esa mañana estuvimos listas bien temprano junto con Liz y pasadas las 9:30 am emprendimos camino hacia ese hotel. Allí nos esperaba el staff compuesto por una recepcionista, tres mucamas y un encargado de mantenimiento; además de doña Victoria; Roberto, el biólogo de ASVO y dos profesoras de la University of British Columbia de Canadá, donde estudia Liz, quienes vinieron a visitar el proyecto y quisieron participar como parte del público.

Nuestra exposición duró poco más de media hora, en la que dimos información sobre el Programa Bandera Azul Ecológica, además de compartir las recomendaciones básicas para que los empleados del hotel puedan concientizarse sobre el ahorro de los recursos naturales en la operativa diaria.

Liz Janzen y yo disertando en los hoteles

Tras la presentación, volvimos a la casa y al cabo de unos minutos nos encontramos en el vivero para una pequeña reunión junto con las profesoras de Liz, Roberto, las coordinadoras y los asistentes.

Antes del almuerzo llegó Roger, quien se encontraba por unos días de vacaciones en San José. También tuvimos una reunión con él, en la cual le conté en lo que había estado trabajando por esos días y como con esfuerzo y perseverancia había cumplido con la mayoría de los objetivos que me había propuesto.

Él me volvió a agradecer por mi ayuda y buena predisposición durante mi estancia en el proyecto y que a pesar de que en algunos momentos las cosas no parecían salir tal como las habíamos planeado, al final todo se volvió de nuestro lado.

Mirando para atrás, considero que esta experiencia me ha llenado de momentos de felicidad en la naturaleza, instantes mágicos que perdurarán en mis recuerdos por siempre y además, me ha dejado como enseñanza principal que aunque a veces tengamos que esperar un poco más de tiempo en ver los resultados de nuestro de esfuerzo, si trabajamos de manera constante y desinteresada, finalmente obtendremos la recompensa buscada.

El coordinador Roger y yo en la cabina de ASVO en Playa Montezuma

Al otro día, desperté muy temprano y como sorpresa advertí que Alba, la cocinera, había llegado incluso antes de que me levantara para prepararme unos ricos pancakes con trocitos de banana, los más ricos que jamás haya probado, por cierto.

Las chicas también se levantaron a despedirme y súper cargada con mi mochila salí por la puerta de la casa, sin mirar para atrás, llevándome sólo los buenos recuerdos, los momentos preciados y las nuevas enseñanzas aprendidas.

Llegué a la parada del bus, situada a pocas cuadras y pasando por el centro casi vacío, me despedí en soledad de los artesanos que desde temprano y hasta altas horas de la noche ofrecían su delicado trabajo a los turistas; me despedí también del único y carísimo supermercado con que contaba el pueblo y también de mi amigo el argentino del ciber que siempre me hacía descuento por ser mi compatriota.

Extrañaré más de lo que creía este bonito pueblo y espero algún día volver a visitar.

Luego del viaje de vuelta hacia la capital, me registré en el hostal y fui directo a la oficina de ASVO a despedirme del resto del equipo. El director Luis me estaba esperando y antes que nada me ordenó que llamara a Roger para avisar como había llegado. Él me confesó que por la mañana me había escuchado partir, pero que no le gustan las despedidas y por eso prefirió no salir de su habitación, aunque no quería dejar de desearme un feliz viaje de regreso a casa.

Charlamos durante largo rato con don Luis, y le comenté el trabajo que había hecho durante mi estancia. Además, de lo que consideraba que debían mejorar como organización e implementar como nuevas iniciativas en los proyectos. Me entregó mi carta certificada donde acredita que he participado como voluntaria de la asociación y me despedí augurando un pronto regreso a su bello país.

El taxi para ir al aeropuerto pasó por mí a las 5:00 de la mañana y desde la ventana me despedí del último amanecer que observaría desde esa tierra. El chofer colombiano radicado tico hace varios años, me agradeció en reiteradas ocasiones haber venido a colaborar con la conservación de su país y me explicó de una forma que yo no podría haber explicado mejor, la importancia del trabajo que había estado realizando durante ese mes:

Las tortugas marinas, quienes se encuentran actualmente en crítico peligro de extinción, son seres indispensables para la continuidad de la vida en el Planeta Tierra. Una de sus principales tareas es ser depredadoras de medusas y mantener el equilibrio del ecosistema marino. Ya que de otra forma, la superpoblación de medusas haría que el desarrollo normal de la existencia debajo del agua fuera imposible.

Por lo que la protección de las tortugas marinas es un deber no sólo de los conservacionistas, biólogos u organizaciones no gubernamentales que luchan desde hace tanto tiempo por la conservación de las especies, sino también de los gobiernos y la sociedad en su conjunto.

Cada persona, desde su posición de consumidor final como eslabón de máxima importancia en la cadena de consumo, tiene el poder de decisión sobre lo que elige comprar. Aquellos productos hechos con tortuga como los shampoo, acondicionadores, aceites, jabones o bijouterie, al mismo tiempo que la compra de huevos de tortuga, ocasionan un daño irreparable en el ambiente y consecuentemente en la continuidad de la vida humana en el Planeta Tierra.

Productos Hechos con Tortugas Marinas

Shampoo hecho con placenta de Tortugas Marinas

Llegamos al aeropuerto, lista para partir, me despedí de este país con una gran sonrisa y la certeza de que algún día en un futuro no muy lejano, volveré…

¡PURA VIDA COSTA RICA!

Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte IV

La tarde cae de a poco y los rosados se alejan para dar paso a los azules oscuros que presagian la noche estrellada que se avecina. La marea avanza dejando sólo el rastro efímero de la blanca espuma sobre la orilla. La tarde me tira un beso de despedida al mismo tiempo que la luna sonriente me saluda con un guiño de ojos. La noche ha entrado en escena.

Hoy fue el día en que caminé por los senderos ocultos jungla adentro, guiada por los pasos de los que ya han transitando ese camino con el mismo rumbo. Entre palmeras, árboles milenarios y tierra colorada, salté piedras, crucé varias veces el arroyo y finalmente llegué a conocer la famosa cascada de Montezuma. Un imponente salto de agua de más de diez metros se presentó ante a mí y me siento agradecida por haber contemplado tanta belleza natural en su estado más puro.

Cascada de Montezuma

La noche de ayer será otra aventura para recordar. A eso de las 6 de la tarde comenzó el aguacero que seguido de relámpagos, rayos y truenos, se convirtió rápidamente en la tormenta más fuerte de mi mes viviendo en Costa Rica.

Mi horario de trabajo en el vivero era de 12 de la noche a 6 de la mañana. Desperté pasadas las 23:30 hs. exaltada por el ruido de la lluvia cayendo bruscamente contra el techo de chapa de la casa.

Me asomé al porche y noté que el agua ya había entrado por entremedio de los agujeros de las rejas, mojando los pocos papeles de diario que pretendían cubrir las baldosas amarillas de la entrada. Intenté prender la luz, pero fue en vano, pues había estado cortada desde las primeras horas de la tarde.

Mi compañero de turno, Jacob, estaba listo para partir, así que me cambié y salimos protegidos por un paraguas que poco nos cubría a ambos. Al dar unos pasos para ingresar al camino que nos llevaría al vivero, advertimos que el pequeño arroyo que pasa junto a la casa había crecido convirtiéndose en algo parecido a un caudaloso río con una fuerte corriente que desembocaba en el mar.

Sin dudarlo, desistimos de tomar ese camino y acordamos esperar un poco a que parara la lluvia. El problema era que Karen y Matt habían estado trabajando en el turno anterior, por lo que estaban esperando en el vivero que los fuéramos a reemplazar.

Fue así que ambos decidimos regresar al camino e intentarlo una vez más. Lamentablemente no fue posible atravesarlo, así que junto a las coordinadoras, María y Marina, emprendimos la caminata hacia la playa para intentar pasar por allí.

Las luces de las calles permanecían cortadas, así que nos lográbamos alumbrar apenas con nuestras linternas. Luego de dos cuadras llegamos a la playa donde el panorama no se veía mucho mejor. La marea estaba subiendo con prisa, por lo que nuestras decisiones debían ser apresuradas.

Seguimos caminando entre las rocas, empapados por la lluvia y el viento, hasta que llegamos a la desembocadura del arroyo en cuestión. El cauce que se había formado era inmenso, por lo que acordamos cruzarlo tomados de las manos. La primera que se atrevió fue María, seguida por mí que avanzaba lentamente dando cuidadosos pasos, un poco más atrás venían Marina y Jacob.

Llegamos al otro lado todos a salvo y rápidamente comenzamos a caminar en dirección al vivero. Allí esperaban impacientes nuestros compañeros, quienes pensaron que no serían relevados en toda la noche.

Ellos también contaron que sufrieron muy de cerca el temporal, ya que las olas eran gigantes y rompían a pocos metros de la entrada del vivero. Además de que la lluvia había terminado de mojar el poco espacio que quedaba seco.

La noche fue más larga que de costumbre, la lluvia persistió hasta por lo menos el amanecer y no tuvimos oportunidad de ver ninguna tortuga que compensara tanto esfuerzo.

Volviendo a la casa por la mañana, pude observar los rastros de lo que fue una noche que de seguro no olvidaré por un buen tiempo.

Árboles caídos, troncos de madera quebrados, cocos y hojas desparramados por doquier y el mar que aún conserva el color marrón de su mezcla con el agua del río, fueron el escenario de esa mañana.

Playa Montezuma

El domingo visitamos junto con Gill, Karen y Leslie la Reserva Natural Absoluta Cabo Blanco. En nuestro paseo por entremedio de especies arbóreas que permanecen en el lugar hace miles de años, tuvimos la oportunidad de observar monos cariblancos, pizotes, pelícanos y hasta una serpiente venenosa típica de esta región llamada cascabel.

Luego de una exigente caminata de aproximadamente 2 hs. finalmente llegamos a la paradisíaca playa que nos habían prometido. Las arenas eran más finas que las de Montezuma. El Océano Pacífico en su punto más al sur de la Península de Nicoya, nos refrescó con sus aguas cálidas y cristalinas.

Recorrer un área protegida, requiere aceptar ciertas normas que los turistas se comprometen a cumplir, con el objetivo de que el impacto ambiental de las visitas afecte mínimamente el espacio que se pretende conservar.

Me pongo a pensar que los seres humanos en nuestro paso por el Planeta Tierra, deberíamos actuar de la misma forma que al visitar un área protegida: disfrutar de la majestuosidad de los atractivos naturales, sin provocar ningún tipo de degradación ambiental, teniendo en cuenta que los próximos visitantes tengan la misma oportunidad de conocer el sitio tal cual es.

Sé que es una utopía, ya que en los últimos años de historia de la humanidad hemos destruido en proporciones irreversibles los ecosistemas que han sustentado la vida en el Planeta Tierra desde sus inicios.

Sin embargo, es mi objetivo, trabajar desde la comunicación y concientización para dar a conocer la otra cara de la realidad. Personas dispuestas, creativas y proactivas con una misión de conservación aferrada a su pensar y accionar cotidiano.

Para todos ellos y los que de a poco se comenzarán a sumar, dedico estos textos con el afán de que entre todos, trabajando conjuntamente, modifiquemos nuestras conductas, nuestros hábitos más dañinos con el ambiente y en definitiva contra nosotros mismos y forjemos una vuelta a las RAÍCES.

Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte III

Hoy se cumplen mis dos semanas en Playa Montezuma y como una pequeña reflexión podría decir que más allá de las acciones que ya estén siendo implementadas en el proyecto al que uno fue designado, las tareas de un voluntario son muchas más de las que habitualmente uno se imagina:

Colaborar con nuevas iniciativas y propuestas a implementar en la comunidad local; empaparse de la cultura característica del lugar; mejorar las habilidades de comunicación e interacción social y principalmente estar abierto a vivir una experiencia enriquecedora e inolvidable son algunos de los objetivos de un voluntario comprometido con la causa.

La alegría de saber que he sido parte de un fin común y beneficioso para el ambiente y la conservación del mismo, es una de las satisfacciones más importantes que he vivido en mi carrera profesional y espero poder transmitir esta experiencia que me llena de orgullo de la mejor forma posible, tratando de ser ejemplo de sensibilización para mis allegados y personas que me cruce en el camino de la sostenibilidad.

Esta mañana fuimos junto con Marina al hotel de Ori, la responsable de la planta de reciclaje de la comunidad. Mientras esperábamos que llegara, tuvimos el privilegio de sentarnos en el living semi cubierto con vista al mar de este acogedor y fresco hotel llamado Amor de Mar. Algunos detalles que vale la pena destacar son las esculturas talladas en madera, la decoración precisa, las plantas naturales y el inmenso jardín con hamacas y largos bancos que invitan a la relajación total.

Ori se alegró mucho de vernos, ya que últimamente están recibiendo pocos voluntarios que colaboren con su proyecto.

Así fue que nos llevó hasta el centro de acopio situado en Las Delicias de Cóbano, aproximadamente a unos 3 km de Montezuma. Allí nos esperaba Macho, un maduro tico que cada mañana recoge en su vieja camioneta roja, las bolsas de botellas plásticas, latas y vidrios de los hoteles del pueblo y las traslada hacia el centro donde la mayoría de los días trabaja sin compañía.

Centro de Acopio de Montezuma

Nuestra visita lo sorprendió y alivianó un poco el trabajo. Enseguida vinieron los chistes de fútbol (éramos una argentina y una española) y así de a poquito entre bromas y conversación, llenamos 5 bolsas de plásticos de botellas de agua y gaseosas, que en un par de días cuando esté completa la cantidad necesaria de bolsas, serán retiradas por un camión que las llevará a la planta de reciclaje de San José.

Llegó la hora del almuerzo y Macho nos llevó de regreso al pueblo. En el camino nos contó que el dinero que se gana, realmente poco por tanto trabajo, está siendo ahorrado para comprar la máquina que aplasta las botellas, así se deja de hacer ese trabajo manualmente.

También nos mostró donde vacaciona Mel Gibson y la mansión de uno de los dueños de Disney o algo así. Parece que Montezuma y sus alrededores son algunos de los destinos favoritos de los famosos. Ojalá ellos colaboraran un poco más en las iniciativas ambientales del pueblo.

Al cabo de unos minutos nos despedimos de Macho hasta el jueves y llegamos ansiosas de nuevo a la casa a contarles a todos nuestra experiencia.

Por la tarde trabajé en el vivero algunas horas y también ayudé a patrullar la playa. Supuestamente tendría que haber salido la baula, ya que se cumplía el día 9 desde la primera anidación, pero esa noche no llegó.

Si bien era de noche, parecía pleno día. Había pescadores, familias bañándose en el mar, jóvenes haciendo fogatas, autos que conducen sin permiso por la playa y como de costumbre los hoteles que tienen dos personas cenando en el restaurant y dejan veinte luces prendidas (¡Las conté!).

La contaminación lumínica es uno de los problemas ambientales más importantes en las playas con alta afluencia de turistas.

Mientras caminábamos, tratamos de advertir a las personas que encontramos sobre esta situación. Muchos se interesaron y enseguida apagaron sus luces blancas de linternas o simplemente las cambiaron a rojas, que es menos dañina.

Otros hicieron caso omiso, curiosamente estos últimos en su mayoría fueron los propios pobladores locales.

Sin embargo, no es su entera culpa, ya que la falta de sensibilización y concientización de la comunidad de Montezuma es algo frecuente en los destinos turísticos que no se encuentran debidamente gestionados por parte del gobierno y es otra tarea más de ASVO como organización no gubernamental situada en esta región colaborar con ese fin.

Unos ricos pancakes con trocitos de banana y una taza de café me han despabilado por completo en mi 3° día de julio en Costa Rica.

Mientras esperaba que el área se despeje un poco para comenzar a limpiar la casa, terminé de preparar los carteles informativos para saber donde corresponde tirar cada desperdicio del hogar.

Tenemos diferentes botes de basura para botellas plásticas y envases, desechos orgánicos y otros remanentes generales como papeles y cartones.

Es más fácil si el cartel está visible pegado junto a cada bote de basura, ya que muchas veces por más adultos que seamos y del lugar donde provengamos, terminamos tirando todo junto con tal de no preguntar.

Esas pequeñas y simples acciones cotidianas son las que marcan la gran diferencia que puede pasar de una idea, a concretar la acción y convertirse en hábito.

Comenzar a preguntarnos de dónde viene lo que compramos, por qué es necesario utilizar tantos envoltorios, cantidades industriales de bolsas plásticas para acarrear cada mínima cosa que adquirimos o, por ejemplo, a dónde va a parar lo que tiramos. Son algunas de las cuestiones básicas para empezar a conocer otra realidad, que existe, está latente, pero muchas veces no queremos reconocer.

Los recursos naturales son agotables y es el deber de cada persona que habita en este planeta, comenzando por uno mismo, comprometerse a ser un consumidor responsable, capaz de reducir, reutilizar y reciclar cada uno de los elementos que llegan a su vida.

REDUCIR: Es consumir con responsabilidad, sin dejarnos llevar por la moda o la publicidad. Es tomar conciencia si realmente necesitamos todo lo que compramos.

REUTILIZAR: Es la acción de volver a usar. Es reasignar un valor a la cosa, proveer de sentido al objeto para un nuevo fin. Es decidir no descartar, sino pensar creativamente en que se podría convertir, antes de la decisión final de reciclar.

RECICLAR: Es transformar. Es resucitar la materia del cuerpo. Es conceder la inmortalidad, ya que el ciclo termina y vuelve a comenzar. 

Botes de Separación de desechos en la Escuela de Montezuma

Mi día preferido de la semana, llegó el jueves y por la mañana fuimos nuevamente al centro de acopio. Macho nos pasó a buscar mientras hacía su recorrido diario por los hoteles.

Una pila de botellas plásticas, latas y tetrabrik nos estaban esperando. De a poco comenzamos a aplastar los envases y separarlos por color tal como habíamos aprendido el martes.

A la hora llegó a visitarnos Romano, un pionero de la zona que trabaja para la cámara de turismo de Montezuma y en otros proyectos relacionados con los acueductos del lugar. Él es el dueño del terreno donde se encuentra el centro de acopio y a través de sus acciones vela por la seguridad y confort de los vecinos, turistas y voluntarios que visitan esos parajes.

Amablemente se ofreció a llevarnos a conocer su casa, una finca ubicada a pocos km de Montezuma, en la zona de Delicias. Desde allí se aprecia otro paisaje: ganado, arroceras, llanura, campo y una brisa constante permite disfrutar la cercanía a la playa viviendo en un ambiente rural.

Para la hora del almuerzo ya estábamos de nuevo en la casa, donde para nuestra sorpresa nos esperaba una fresca ensalada de vegetales y jugo de mango natural listos para saciar el hambre y sed.

Macho y yo en el Centro de Acopio

Tener la posibilidad de contemplar una noche estrellada, la luna casi posando sobre las palmeras y el amanecer desplegando toda su magia al despertar, es un privilegio sin comparación alguna.

Al presenciar este espectáculo que la naturaleza nos regala diariamente sin pedir nada a cambio, comienzo el día llena de energía, lista para ayudar en lo que más pueda a esta hermosa comunidad balnearia que tanto tiene por conservar, mejorar y brindar al turismo interno como extranjero.

Esta tarde limpiaremos la playa y seré la encargada de dividir los equipos de trabajo para que todos pasemos un momento agradable y en armonía con el ambiente.

Algunas pautas a tener en cuenta cuando realizamos una limpieza de playas:

-Determinar la zona de playa dispuesta a abarcar en nuestra limpieza.

-Dividir los equipos de trabajo.

-Fijar un tiempo estimado de duración de la limpieza.

-Ejemplificar los desechos a recoger: botellas, vidrio, aluminio, plásticos, materiales de goma, juguetes, ruedas, partes de auto, caños, carteles, etc.

-Proveer materiales: guantes y bolsas resistentes.

-Documentar el desarrollo y finalización de la actividad.

-Medir el resultado obtenido.

-Gestionar el depósito de los desechos en el basurero de la comunidad.

La actividad fue todo un éxito, llenamos 4 bolsas grandes y sin dudas aportamos nuestro granito de arena que quedará registrado para el Programa Bandera Azul Ecológica que se está intentando conseguir para la comunidad.

Voluntarias de ASVO en una limpieza de playas

Mis días en el Proyecto de Conservación: Parte II

Tras una semana de aprendizaje sobre el mundo de las tortugas marinas, la visita a los hoteles y el cuidado del vivero, me sentía lista para dar el siguiente paso. Conversé con Roger y acordamos que me acompañaría a la escuela del pueblo para coordinar los días y horarios en que iré a colaborar con ellos.

Por la tarde trabajé en el vivero, no estaba muy ocupada cuando apareció Marina, una de las coordinadoras del proyecto, a invitarme a patrullar con ella. Caminamos un largo rato por la playa cuando nos sorprendió un rastro desde la orilla hasta varios metros más arriba en la playa. Mi reacción fue de sorpresa, asombro, miedo, todo junto.

Le pregunté a Marina si lo que estábamos viendo realmente era un rastro, me hizo señas de que bajara la voz para no perturbar a la tortuga, si es que estuviera allí, y enseguida fue a inspeccionar. A los segundos volvió emocionada diciéndome que efectivamente era la tortuga: una baula.

Cabe destacar que tuve mucha suerte al tener la posibilidad de ver una tortuga de esa especie, una de las más grandes, en crítico peligro de extinción y que no frecuenta mucho estas playas. Por lo que dicen, las tortugas siempre regresan a la playa donde nacieron, para hacer su trabajo de anidación cuando son adultas.

Corrí hasta el vivero para avisar a los voluntarios y rapidamente fueron a su encuentro, teniendo en cuenta las medidas de seguridad básicas de toda patrulla. Todos los voluntarios vestidos con ropa oscura, sin usar repelente en las manos y por supuesto sin luces blancas de linternas, para alumbrar sólo están permitidas las luces rojas.

Mientras la tortuga ponía sus huevos, se le tomaron las medidas, se la plaqueó y uno a uno suavemente se depositaron los huevos en una bolsa que luego plantamos en el nuevo nido del vivero. En total se contaron 78 huevos de tortuga baula.

Terminado el trabajo en el vivero, volvimos al sitio donde se encontraba la tortuga para poder verla partiendo de regreso al océano. Físicamente es inmensa y pesada, sus movimientos son pausados, como si le costara desplazarse, sin embargo luego de unas olas que iban y venían, desapareció repentinamente. La tortuga ya había hecho su parte y nosotros la nuestra, ahora sólo queda la espera.

Tortuga Baula. PH: Theresa Danler

Tal como habíamos coordinado con Roger, el lunes por la mañana fuimos a la entrevista con doña Olga, la directora de la escuela de Montezuma. Llegamos al acuerdo de que iré todos los días algunas horas por la mañana a colaborar con ellos y mientras tanto podré preparar el taller de educación ambiental.

La lista de actividades a realizar va tomando forma y color, sin embargo, aún queda mucho en que favorecer a la comunidad. Por lo que junto a Liz fuimos a visitar a la señora Ory, dueña del hotel Amor de Mar, quien además es la encargada del centro de acopio de Montezuma y sus alrededores.

Amablemente nos recibió y asintió a la idea de que una o dos veces por semana, algunos voluntarios del proyecto puedan ir a colaborar al centro de acopio.

Día de trabajo terminado, nos fuimos a disfrutar de la playa y por la noche como es de costumbre realizamos la patrulla. Las últimas noches ha estado muy tranquilo, sin novedades de tortugas, a veces los voluntarios se impacientan un poco, principalmente aquellos que vienen por pocos días, pero hasta ahora como por arte de magia, ninguno se ha ido sin verla, aunque sea una vez. Ojalá las personas aprendieramos a ser tan generosos como la naturaleza lo es.

Amanecer en Playa Montezuma, Costa Rica

Por fin llegó el día, ese miércoles por la mañana unos minutos antes de las 7:00 am me presenté en la escuela, lista para enseñar y aprender con los chiquitos. Me sentía contenta y nerviosa a la vez, como si fuera mi primer día de clases.

Doña Olga, la directora, quien también es una de las maestras, me llevó al aula de 1° ciclo y allí estuvimos juntas, yo con los pequeños de 1° grado y ella con los de 2° y 3°.  En esta escuela al ser tan pequeña, con pocos recursos y muchos alumnos, se dividen en tres aulas: preescolar, 1° ciclo y 2° ciclo. Lo que hace que para las maestras sea bastante más arduo cumplir con los contenidos pactados al pie de la letra.

Con los peques escribimos, dibujamos e hicimos juegos sobre los animales de la comunidad, tratando de entrar en el tema que abordará el proyecto de educación ambiental. Además, pasamos tiempo afuera, disfrutando el bello patio de la escuela, compuesto por juegos de madera, árboles nativos y una privilegiada vista al océano.

Conocer cómo funciona la operativa de la escuela desde adentro, me brindó muchas ideas y espero que la colaboración que hagamos junto con el resto de los voluntarios, además de concientizar a la comunidad educativa, aliviane un poco el trabajo de las maestras.

Cerca del mediodía me despedí de los chiquitos y fui al encuentro de Doña Victoria, una empresaria local que trabaja conjuntamente en varios proyectos con la Asociación de Montezuma (Asomonte), quienes están tratando de que Playa Montezuma sea galardonada con el Programa Bandera Azul Ecológica.

El Programa Bandera Azul Ecológica es una iniciativa que nació en el año 1996, por medio del Instituto Costarricense de Turismo y el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados, con el objetivo de que las comunidades costeras se organicen para atraer al turismo, manteniendo el ambiente en condiciones limpias y saludables para su disfrute actual y futuro.

Tras conversar largo rato con doña Victoria, llegamos al acuerdo de que luego del período de receso escolar por vacaciones, tendremos lista la presentación para ir a disertar en los hoteles y restaurantes de la comunidad.

Escuela Moctezuma, Montezuma, Costa Rica

Ese jueves no hubo clases en la escuela, por lo que durante la mañana trabajé en el vivero. En ese horario cuando recién está amaneciendo, se percibe claramente como la playa y la selva comienzan a despertar.

Las aves comparten su música cada vez más fuerte; las ardillas saltan y corren hacia arriba de los árboles; los pelícanos en manada, sobrevuelan el océano de un lado a otro buscando su desayuno; y así de a poco la rutina del día está en marcha.

Tras mi jornada laboral, me dediqué de lleno a otra de mis pasiones: la fotografía. Caminé por los senderos de la selva hasta llegar a la playita vecina de piedra colorada, caracterizada por el color rojizo del suelo y la variedad de rocas que la rodean, además de un pozo de agua dulce que se forma naturalmente como consecuencia de un arroyo que nace selva adentro y desemboca en esa costa.

Luego de fotografiar cangrejos, monos cariblancos y algunas plantitas silvestres que crecen fácilmente por encima de las rocas húmedas, me di un baño refrescante en la cascada que alberga en su interior.

Allí me quedé un largo rato hasta que la marea comenzó a subir nuevamente y fue tiempo de volver. Mis actividades del día estaban listas, la falta de internet, televisión y noticias me hace dar cuenta lo bombardeados de información que vivimos en nuestra sociedad actual.

Aprender a disfrutar de la sencillez, el tiempo a solas con uno mismo, el respeto por el silencio, la privacidad, el conectarse con las emociones más reales y profundas sin tanta superficialidad de por medio y principalmente vivir en contacto con la naturaleza es el aprendizaje de todos los días.

Mono Cariblanco (Actualmente en peligro de extinción)

La noche del domingo tuvimos la visita de dos tortugas marinas de diferentes especies: una negra y una lora. Luego de la experiencia del domingo pasado y haberla esperado durante toda la semana, por fin apareció la primera, bien entrada la oscura noche.

Al comienzo llegó la negra, que puso 50 huevos más grandes y redondos que los de la baula de la semana pasada. Luego la lora como es de costumbre nos ofreció 120 huevos más.

Las biólogas estuvieron supervisando todo el proceso y trasladaron los huevos de cada tortuga a un nuevo nido en el vivero, por supuesto los depositaron en nidos separados según la especie. El trabajo terminó exitosamente y todos los voluntarios tuvieron la oportunidad de ver a las tortugas y colaborar con la causa.

Ese lunes 1° de julio había llegado con algo de lluvia, aunque no impidió que realizara mi caminata matutina. Llegué hasta una playa rodeada por rocas y aprovechando la marea baja me dediqué a observar las infinitas variedades de caracoles, conchas y cangrejos que llegan hasta allí.

Luego de un rato, la llovizna se convirtió en aguacero así que me adentré en la selva buscando algo de refugio en la frondosa vegetación.

Por la tarde, mi turno de trabajo fue un espectáculo de luces y colores protagonizado por el verde fluorescente de las olas que hoy se suma a las decenas de luciérnagas que cada noche ayudan a alumbrar un poco el oscuro vivero. Ese color tan particular se debe al plancton del océano que en su reflejo, principalmente las noches de luna, se potencia y nos regala la posibilidad de observarlo a simple vista.

Al momento mágico le agregamos algo de música de Violeta Parra y la noche fue perfecta.

La Educación Ambiental y el Turismo Sustentable

“No podemos abordar la batalla para salvar las especies y sus entornos

sin forjar un vínculo emocional entre nosotros y la naturaleza, por la simple razón que no podemos militar la defensa de algo sin apreciarlo”

(Stephen Jay Gould)

La Educación Ambiental es entendida como “un proceso permanente a través del cual los individuos y la comunidad toman conciencia de su medio y adquieren los conocimientos, los valores, la competencia, la experiencia y la voluntad de actuar en forma individual o colectiva en la resolución de los problemas ambientales presentes y futuros.” (Conferencia Intergubernamental de Educación Ambiental de Tbilisi, Georgia. 1977).

Actualmente, la Educación Ambiental provee herramientas para comprender los problemas ambientales desde un enfoque interdisciplinario, basado en la idea de que los ciudadanos amplíen su campo de conocimiento en esta materia. A través de un lazo emocional que se establezca con el ambiente y su percepción del mismo, cada individuo tome una posición más comprensiva y pueda a través de su papel en la sociedad, aplicar soluciones prácticas a los problemas ambientales que afectan a su entorno cercano, por ejemplo su hogar, empresa, barrio y comunidad.

La Educación Ambiental y el Turismo Sustentable se fundamentan en los mismos principios:

-Que la sociedad posea un mayor nivel de comprensión y reflexión a la hora de relacionarse con el ambiente que lo rodea.

-Proveer una mayor equidad y disminuir la brecha económica y cultural.

Colaborar con el respeto entre los pueblos y facilitar el entendimiento entre culturas.

Ofrecer un instrumento de cambio social y proveer mayor creatividad para buscar soluciones prácticas a los problemas ambientales de nuestra época y del futuro.

El Turismo Sustentable tiene entre sus objetivos que tanto los turistas, como el gobierno y los empresarios del rubro, tomen conciencia que el atractivo natural y ambiente de una región turística es el motor de la actividad. Por lo que la prevalencia de este atractivo en buen estado, será determinante para que pueda ser aprovechado turística y económicamente.

Es debido a esto, que la Educación Ambiental puede colaborar con el desarrollo turístico sostenible de un destino, otorgando a los profesionales y actores implicados en la actividad turística, herramientas para llevar adelante un equilibrio entre las necesidades del ser humano y la conservación del ambiente que lo rodea.

A través del empleo de los instrumentos que ofrece la Educación Ambiental, la sociedad en su conjunto: Estadoorganizaciones, individuos; tendrían la capacidad de modificar su conducta desde una concepción profunda y optar por mantener una relación con el ambiente más armoniosa y en definitiva sustentable, es decir que pueda perdurar en el tiempo para las futuras generaciones.

Como veníamos explicando, la Responsabilidad de solucionar los problemas ambientales que nos afectan es compartida entre todos los miembros de una sociedad.

En primer lugar, el Estado tiene la obligación de conservar el ambiente y los recursos naturales de su territorio, esto también depende del grado de contaminación que provoque cada país, ya que a mayor daño corresponde mayor responsabilidad.

En segundo lugar, tenemos a los habitantes de una sociedad, partiendo de la idea que cada uno puede colaborar con la causa desde su posición, sea cual sea:

-Agrupados en ONG’s que se esfuerzan por concientizar, motivar e informar sobre la situación ambiental actual y las posibles soluciones que se pueden llevar adelante entre todos;

-Los miembros de la comunidad educativa, quienes a través de sus enseñanzas pueden sensibilizar a los alumnos, generando en ellos un vínculo afectivo con la naturaleza que les permitirá tomar decisiones autónomas sobre el cuidado y la conservación para prevenir futuros daños ambientales;

-Los hogares, el ámbito por excelencia para educar en familia los valores sociales y culturales de respeto hacia la naturaleza y los seres del planeta;

-Los empresarios, quienes pueden optar por brindar productos/servicios que estén en concordancia con principios sustentables y llevar a la práctica acciones tanto ecológicas como socialmente responsables;

-Los consumidores, siendo capaces de modificar el hábito de compra, eligiendo productos y servicios que cumplan con los requisitos de calidad, respeto por el ambiente y la sociedad.

Juntos tenemos el poder de cambiar lo que no nos gusta y sabemos que perjudica el Planeta Tierra y a los seres que vivimos en él. Erradiquemos entre todos la idea de que desde nuestro humilde lugar no somos capaces de generar un cambio de conciencia y no dejemos que las grandes empresas manejen nuestra vida como quieren…

earth